Nutrir el rito

Una vez que haz recibido el Rito del Utero nutres su poder con las siguientes prácticas:

1.- Si eres una mujer que menstrúa en tu próximo ciclo encuentra un espacio y tiempo íntimo para darle un poco de tu sangre menstrual a la Tierra. Haz un huequito y sangra directamente sobre la Tierra o recolecta un poco de tu sangre en un pequeño recipiente y luego derramarlo en el huequito mientras repites las siguientes palabras:

Suelto mi miedo para abrazar la libertad
Suelto mi dolor para abrazar la alegría
Suelto mi rabia para abrazar la compasión
Suelto mi pena para abrazar la paz

Puedes agregar cualquier palabra o frase que resuene dentro de ti.

2.- Si eres una mujer que está en sus años de plenitud, pasada la menopausia, entonces harás un ritual en la próxima luna oscura. Crea un espacio íntimo para ofrecer vino tinto a la Madre Tierra, mientras repites las siguientes palabras:

Suelto mi miedo para abrazar la libertad
Suelto mi dolor para abrazar la alegría
Suelto mi rabia para abrazar la compasión
Suelto mi pena para abrazar la paz

Puedes agregar cualquier palabra o frase que resuene dentro de ti.
Haces este rito al menos una vez y hasta trece lunas para empoderar completamente a tu útero.

3.- Si una niña que aún no menstrúa recibe el rito y ella quiere hacer un ritual para honrar su útero, entonces ella debe ofrecerle flores a la luna llena. Esto es porque su útero aún está floreciendo y no ha soltado su primera flor. Ella también puede repetir las palabras:

Suelto mi miedo para abrazar la libertad
Suelto mi dolor para abrazar la alegría

Ella debe ser guiada a decir solo las dos primeras líneas para que no se sienta agobiada por tanta información y luego puede agregar lo que necesite para su bienestar.

4.-Comparte este rito con las mujeres de tu comunidad. Cada vez que lo trasmites refuerzas el poder en tu útero.