Espacio Sagrado

 

Es muy importante crear un ambiente acogedor que invite al linaje a venir cuando compartes el rito. Si el espacio se siente atractivo para ti y para las mujeres que van a recibir el rito, entonces también será atractivo para el linaje.

INTERIOR

Si la ceremonia va a suceder en un espacio interior, entonces debes construir un altar. No necesita ser grande o complicado, pero si debe evocar belleza y sacralidad.

Sobre una superficie plana, como una mesa o un banco, coloca una manta bonita y en el medio de ella un recipiente con agua. Este es el elemento más importante del altar ya que el agua absorberá las oraciones de la ceremonia y luego se la ofrecerás a la Tierra para su sanación.

A continuación, puedes añadir trece velas alrededor del agua para honrar las trece lunas del año y también para activar el altar con el fuego. Por último, puedes mejorar el espacio y la ceremonia agregando flores o pétalos de flores en el altar (especialmente lavanda y rosas).

Después de seguir estos pasos conéctate con tu intuición y con el linaje para saber si debes agregar alguna otra cosa. Haz una pregunta y sintonízate para recibir la respuesta, recordando que tu también eres el linaje.

EXTERIOR

Si tienes acceso a algún lugar en la naturaleza que sea atractivo y acogedor puedes realizar la ceremonia allí. Una laguna o lago es especialmente ideal porque representa el útero de la Tierra y queremos compartir esta sanación con Ella. Pero, también puede ser debajo de un árbol, en un bosque, juntó a una gran roca, junto a un río, en una montaña, o en cualquier lugar que te ayude a comulgar con el carácter sagrado de la vida.

OFRENDA 

Ya sea en interiores o al aire libre, es importante compartir la sanacion con la Madre Tierra. Cada mujer que recibe el rito puede ofrecer una oración de sanación para ella.

Si estás en un lugar interior, puedes utilizar los pétalos de las flores para soplar en ellos tus oraciones y luego ponerlos en el recipiente con agua. Al final de la ceremonia vacías esa agua directamente sobre la tierra, o se la das a un río o a un lago.

Si estás al aire libre, también puedes soplar tus oraciones en los pétalos y dárselos directamente a la Madre Tierra. Si sientes que hay algo más apropiado en que soplar tus oraciones, confía en tu intuición.